Una canción, re divertida, me inspira a compartir una reflexión.


Se trata de una canción que no pude compartir, tal vez copiando el link puedan acceder.

La vi en el canal público, hace un rato, y en medio de esta tarde, destinada a hacer unas cuantas docenas de empanadas, corro a compartirles esto, antes de que se vuele.

La canción es super divertida, hermosa, pero…

Qué placer !!!! No sentirse identificado !!! Etapa superada.

También me lleva a reflexionar cómo esta sociedad, o “la gran masa” que parece ir en oleada, todos en la misma dirección, como llevados por una inercia, puede hasta reírse (cosa muy sana el humor frente a las realidades difíciles ineludibles) de algo que es trágico desde el punto de vista de quienes tuvimos la suerte de que nos llegue la información de que hay otro camino posible y nos lanzamos al desafío de hacernos cargo de la formación integral de nuestros hijos.

Nosotros conocimos una alternativa, que nos hace muy felices por el sólo hecho de ver a Lu feliz. Y a partir de ahí, miles de eventos que se fueron relacionando que hace a sentirnos cada vez más completos.

No tenemos horarios arbitrarios, ni hacemos lo que no tenemos ganas, ni en el momento que no las tenemos, ni regidos porque “ellos” lo hacen, referido ese “ellos” a cualquier grupo al que pertenecemos, que son varios y diversos.

Por supuesto que tal vez, aquellos que me conocen un poco más, sepan que no me gusta utilizar la palabra culpa. Creo que se refiere más a las cosas que no tienen solución. Y estoy convencida de que todo la tiene. Y lo poco que no la tiene se puede aprender a transitar en paz y sabiendo que uno hace lo que puede, de la mejor forma que le pareció que debía hacerlo. Prefiero utilizar “responsabilidad”, que se relaciona más con hacerse cargo de un error para luego construir la sanación para ese resultado que nos haya traído alguna consecuencia desagradable. Y de eso hablo si quiero contarles que hemos sometido a mis primeros dos hijos a varias de las torturas implícitas en la escolarización. Los mandamos al colegio. -Sorry hijos !! Suerte que sobrevivieron !

Igualmente, tengo la certeza de que en cada momento de mi vida, durante la crianza de nuestros tres hijos, puse en práctica aquello que me parecía el camino mejor para su desarrollo, transmitiendo los valores humanos que hoy tienen y están desarrollando y mejorando día a día, cada uno con sus deseos, su personalidad, su impronta, sus tiempos, habilidades y recursos.

Hoy: Gabriel, con 25 años, luego de cursar 9… ¡sí ! 9 años de secundaria, logrado su título de Técnico Geógrafo Matemático, habiendo ingresado y cursado un cuatrimeste de Ingeniería en Agrimensura, está más que feliz en su Facultad, estudiando MÚSICA !!! Lo que era lógico ya viendo atrás, hacia sus 15 años. ¡Qué importa cuánto vaya a ganar en cuanto a dinero! El éxito es otra cosa. Realizarse como persona va por otro lado, me parece.

Pauli, haciendo su camino en una de sus pasiones, la fotografía, y mientras tanto, ganándose la vida en el rubro del transporte, otro de sus objetivos de vida. No sé que onda, pero ama conducir camiones, camionetas… Ya no tiene la carga de las vocecitas internas (o maternas y paternas) diciendo: nene, tenés que terminar la secundaria, ir a la universidad, si no, no sos nadie con estos padres que te tocaron que somos muchas cosas, menos adinerados.

No serías nadie !!! Qué frase ridícula y torpe !! Ya fueron alguien desde su concepción.

Y finalmente, Lucca, que aprendió a bucear, a tocar el violín, ¡la hora analógica y digital, con sus equivalencias (solamente sabía la digital y de golpe, mientras yo pensaba en comprar un reloj gigante de esos de cuerda mariposa para enseñarle como aprendí yo) ¡ y lo hizo solo ! De golpe, un día conversando me di cuenta de que la tenía super clara. Y se perfeccionó en el tema de los dinosaurios…y aprende a cocinar…y a pelarse una manzana, y es cada día más autónomo.

Y finalmente nosotros, los adultos, que aprendemos día a día una nueva forma de criar: respetuosa, instintiva, natural y varios adjetivos más. Pero fundamentalmente, una nueva forma de vivir, de sentir, de emocionarnos y de comunicarnos. Más reflexiva, más abierta, más inquieta y más conciente, responsable y autocrítica.

Hasta ahora, amigos, todo cierra.

Cariños y mucha paz, amor y sabiduría para todos ustedes.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s